Oscar Bony, la traición del estilo

Oscar Bony_portyap_01

Foto de portada: ©Oscar Bony. “Culpable-inocente”, 1998, serie el triunfo de la muerte. Fotografía enmarcada bajo vidrios agujereados por disparos de pistola Walther P 88 de 9 mm. (Gentileza Carola Bony)

 

La fotografía no es más un objeto. Nunca lo fue, pero hasta no hace muchos años, el proceso que implicaba la operación fotográfica culminaba casi siempre en una foto física, en nuestras manos o en un álbum, o colgada en la pared. Ahora este proceso no termina, porque la imagen que aparece en el display de la cámara o en el celular o en la pantalla de la computadora seguirá un viaje virtual que cada vez controlamos menos.

 

Hay una necesidad evidente, en los fotógrafos actuales, en el ambiente artístico, de volver a la fotografía objeto. La industria y el mercado también nos lleva a eso. Las posibilidades de impresión son más accesibles y la inmensa variedad de soportes, insospechada hasta hace poco. Además, como se dice en el mundillo del arte, las muestras de fotografías pueden llegar a resultar aburridas. Esta suposición fue rebatida de manera inapelable por las inmensas colas de público expectante en la Usina del Arte de la Ciudad de Buenos Aires para ver la obra de Henri Cartier-Bresson, o la cantidad de entradas vendidas para recorrer la muestra de Vivian Maier en FoLa, una autora totalmente desconocida para los no iniciados.

 

En esta “vuelta al objeto”, hay otras disciplinas artísticas con más experiencia que la fotografía. En la pintura, hace rato que se recurre a instalaciones, a fotografías, a objetos encontrados (Antonio Berni no fue el primero). La fotografía parecía un terreno que no daba lugar para este tipo de experiencias. Hay una corriente de pensamiento “purista” que tal vez tiene demasiado peso y decide que la fotografía es siempre sobre un soporte bidimensional y sobre una pared. Todo debe suceder en el rectángulo del fotograma. Está mal visto expandirse hacia experiencias que interpelen los usos aceptados.

 

Oscar Bony (Posadas, Misiones. 1941-2002) fue el principal artista que, desde posiciones siempre vanguardistas, utilizó la fotografía en gran parte de su extensa y polifacética obra. Su caso es curioso: fue uno de los pocos en la historia del arte argentino contemporáneo que fue fotógrafo. De hecho, trabajó como tal durante siete años, período en el que decidió abandonar la práctica artística. Las experiencias de los años ‘60, más el convulsionado panorama político nacional que también se expresaba en la práctica de los artistas de ese entonces, determinó este abandono prolongado. 

 

Oscar Bony_caja_02

 

Foto: ©Oscar Bony, El Triunfo de la Muerte (1998). Fotografías en blanco y negro sobre papel y vidrios baleados con pistola. (Gentileza Carola Bony)

 

Bony, que había sido formado en los talleres de Antonio Berni y Juan Carlos Castagnino, fue protagonista en esos agitados años, cuando tomaron impulso nuevas expresiones cuestionadoras de lo aceptado en el mundo del arte. Fue el autor de uno de los primeros films experimentales (“El paseo”, 1966 exhibido en el Instituto DiTella), antecedente de referencia en la gestación de todo un movimiento de videoarte que se formó en Buenos Aires. Pero además, fue, como él mismo decía, un traidor de los estilos.

 

Tal vez una de sus obras más recordadas por el público que se acerca al arte de tanto en tanto sea “La familia obrera” (1968). Una performance por la cual una familia posaba sobre un pedestal en la sala de exposición y recibía como pago una suma igual al salario percibido por el padre de familia trabajando en una fábrica. Esa obra (que duró diez días) fue documentada fotográficamente por Bony, y esas imágenes se convertirían a su vez en “otra” obra. Su capacidad de experimentar y de interpelar las convenciones era inagotable.

 

Bony era un artista conceptual que vivía y trabajaba en Buenos Aires hasta que abandonó la práctica del arte (junto a otros de sus colegas), en un intento de evitar el mundillo legitimador de las galerías y los museos.

 

Su regreso fue marcado simultáneamente por el uso conjunto de la pintura y la fotografía. Y en este punto es que se convierte en un precursor (nuevamente) de las prácticas que ahora vemos a diario en numerosos artistas visuales.   

 

Un álbum de fotografías de unas vacaciones en El Bolsón entre finales de 1974 y principios de 1975 sirvieron de inicio para este retorno. Y el mismo artista le dijo a Luis Felipe Noé los motivos que lo impulsaron a volver a pintar: “Una manifestación política, su hija Carola, y el contacto directo con un cuadro de Boticelli”[1] . La sociedad, los afectos y el arte fueron las razones que lo llevaron a una búsqueda en la que la fusión entre pintura hiperrealista y fotografía se entremezclaron. Bony pintó cielos (aquellos que aparecen en el álbum de El Bolsón) desde la perspectiva de un fotógrafo. Dice Andrea Giunta en el catálogo de su exhibición póstuma en MALBA en 2007: “Reconstituyen esa experiencia visual desde el hacer manual, un plus comunicativo que se agrega a la imagen fotográfica como para hacerle decir más que lo que ella simplemente comunica a partir de la toma”.

 

Para Bony, la pintura tiene que decir algo acerca de la fotografía. Luego vino el momento en que la fotografía dijo algo acerca de la pintura. En 1976, expuso en la Galería Artemúltiple una serie de fotografías de cuerpos femeninos desnudos. Estas fotos, que hoy le podríamos atribuir al francés Antoine D´Agata, fueron hechas desde la mirada de pintor de Bony.

 

Un artista que pasaba del film a la instalación, que pintaba y hacía fotografías. Un caleidoscopio creativo que puso un pie en todas las disciplinas. Bony podía expresar además su proceso en palabras: “A mí me interesa la imagen como lenguaje, y creo que hay una constante en mi trabajo: la discontinuidad. Esa discontinuidad no es caprichosa: es la esencia de nuestra realidad, de nuestra historia pasada y cotidiana”.

 

Fue en el período que va desde 1993 a 2002 en el que Bony profundizó en esta mixtura entre pintura y fotografía. En la exploración del álbum familiar, se propuso reactivar momentos autobiográficos importantes, y lo hizo por medio de instalaciones en donde la fotografía fue el detonante, el recuerdo actualizado en objetos que remitían a las fotos. Un inventario de momentos importantes en su vida que fueron traídos al presente: “Es una reconstrucción del yo, de mi persona. Fotos de mi infancia que miro desde este lugar, con documentación del momento. Un circuito cerrado sobre una misma persona; una situación de aislamiento sobre mi mismo”[2].

 

Oscar Bony_col_03

Foto: ©Oscar Bony, El Triunfo de la Muerte (1998). Fotografías en blanco y negro sobre papel y vidrios baleados con pistola. (Gentileza Carola Bony)

 

“Obras de amor y violencia” (Filo, espacio de arte. 1994) fue la muestra clave que cerró un capítulo y abrió nuevos caminos en su investigación. Todos conocemos el políptico “El triunfo de la muerte” (1998), que tiene un lugar de privilegio en las salas del Malba. Esta obra puede resumir la impronta de la producción de Bony en la última etapa de su vida. El artista, consumado fotógrafo, realizó una serie de autorretratos, que una vez impresos y enmarcados fueron atravesados por las balas de su pistola semiautomática. Bony disparó la cámara y disparó el arma que “lo suicidó” metafóricamente.

 

Esta práctica se extenderá después con los más diversos motivos, desde manifestaciones políticas en Buenos Aires hasta el skyline de Nueva York, pasando por las más importantes pinturas de la historia del arte occidental.

 

Al cumplirse quince años de su muerte, y atendiendo a los enormes cambios que viene experimentando la fotografía artística en Buenos Aires, el Nano Festival de Fotografía propuso en una de sus convocatorias anuales un homenaje a la obra de Oscar Bony. Es un gesto, un puente de conexión, que intenta romper con falsas divisiones en el campo del arte y que enriquecerá en el futuro las herramientas de los artistas visuales comprometidos con el lenguaje fotográfico.

 

El jueves 20 de abril, a las 18:30 horas, en FoLa, el Nano Festival realizará una charla informativa en la que, además del homenaje a Bony (con la presencia de María José Herrera) presentarán sus otras convocatorias: “Territorio”, “Cuerpo” (formato video con la asesoría de Jazmin Adler) y la clásica “Nano busca un autor”. Más información en:  https://www.nanofotofest.com.ar/

 

1Andrea Giunta. Una estética de la modernidad. Oscar Bony, el mago. Obras 1965-2001. P 29

[2] Andrea Giunta. Op. cit. p. 31A

 

 

La entrada Oscar Bony, la traición del estilo aparece primero en Revista Anfibia.

Los «Amantes de Valdaro» Dos esqueletos abrazados durante 6.000 años

Los «Amantes de Valdaro» Dos esqueletos abrazados durante 6.000 años

Los amantes de Valdaro es el nombre dado a dos esqueletos que quedaron enterrados en un abrazo eterno durante los últimos 6.000 años. Los esqueletos abrazados fueron descubiertos en el año 2007, en una tumba neolítica cerca de la aldea de Valdaro en Mantua, Italia.

Los científicos piensan que la pareja no tenía más de 20 años cuando murieron y tenían aproximadamente 5’2 “(157 cm) de altura. Después de un examen osteológico, no hubo evidencia de muerte violenta; muchos historiadores creen que murieron de esa manera debido a las herramientas de pedernal que fueron encontradas con ellos. El esqueleto masculino fue encontrado con una punta de flecha de pedernal cerca de su cuello, y la hembra tenía una larga espada de piedra a lo largo de su muslo, además de dos cuchillos de sílex debajo de su pelvis.

La explicación más razonable después del examen es que las herramientas de pedernal fueron enterradas como objetos personales junto con ellos. Es fascinante que los cuerpos se posicionaron de esa manera después de su muerte. Fueron encontrados en una necrópolis, por lo que no murieron de esa manera por accidente, más bien, se cree que se colocaron de esa manera.

Lo que es más impresionante es que, durante el período neolítico, los entierros dobles eran muy poco comunes lo que hace que su posición sea prácticamente única. Los amantes de Valdaro son el único caso de un doble entierro en el norte de Italia. Cuando fueron encontrados, los medios de comunicación publicaron fotos de ellos, causando gran emoción en todo el mundo.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Elena Maria Menotti fue la arqueóloga que dirigió la excavación. Debido a que los esqueletos fueron encontrados hace apenas diez años, es muy difícil definir algo sobre ellos tan rápidamente. Es un proceso largo donde cada hueso tendrá que ser estudiado a fondo.

Menotti decidió, por lo tanto, que la pareja no debe ser separada y que deben ser movidos y conservados como se encontraron. Por lo tanto, el equipo de excavación desenterró el bloque de tierra en el que fueron descubiertos y los colocó en una caja de madera.

Desde el sitio, los amantes de Valdaro fueron enviados al Musei Civici en Como (Italia). En septiembre de 2011, los esqueletos fueron exhibidos en público en el Museo Arqueológico de Mantua.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Los amantes son exhibidos en el Archaeological Museum en Mantua, Italia.

Según la profesora Silvia Bangoli, presidenta de la asociación «Lovers in Mantua» («Amantes de Mantua»), unos 250.000 euros deberían ser suficientes para que los amantes tengan un centro de exposiciones propio y 200.000 euros más podrían ser utilizados para un espacio multimedia en el que el mundo pueda escuchar la historia de los amantes abrazados. La asociación «Amantes de Mantua», sigue buscando un hogar para esta antigua pareja donde se puedan mostrar permanentemente.

Una gran Grieta se ha formado en un Glaciar de Groelandia, y los científicos no se explican cómo

Una gran Grieta se ha formado en un Glaciar de Groelandia, y los científicos no se explican cómo

Nuevas fotos de la NASA han revelado una grieta inusual que se ha formado a través del Glaciar Petermann en Groenlandia, amenazando con lanzar un iceberg enorme en el Mar Ártico. Lo más preocupante es que los científicos no están seguros cómo se formó esta grieta, o lo que va a ocurrir a continuación.

Mientras que las grietas no son un espectáculo poco común en las capas de hielo en todo el mundo en estos días, este nuevo descubrimiento es alarmante porque se ha dado en el centro de uno de los glaciares de Groenlandia, no en sus bordes, y no es algo que los científicos hayan podido predecir.

De hecho, los científicos de la NASA comunicaron por primera vez de la grieta en Twitter la semana pasada, encabezado por el científico holandés Stef Lhermitte de la Universidad de Tecnología de Delft.

Lhermitte estudia la teledetección por satélite y recientemente se topó con una imagen de lo que parecía ser una grieta gigante se forma en el Glaciar Petermann.

«Vi una pequeña línea y pensé ‘que parece nuevo’», dijo Lhermitte a CNN.

Volvió a revisar las imágenes de satélite y encontró evidencia de la grieta ya en julio de 2016 – sin embargo, nadie parecía haberse dado cuenta en aquel momento.

Sin saber si la ruptura fue el comienzo de una nueva isla que se forma, o simplemente la división del, Lhermitte lanzó esta noticia a su comunidad de Twitter.

Las imágenes llamaron la atención de la NASA’s Operation IceBridge, un equipo de reconocimiento aéreo que documenta el cambio del hielo polar, y enviaron un vuelo para comprobar la situación la semana pasada.

Nuevas fotos de la operación realizada el día viernes fueron publicadas en la página de Facebook, y muestran que la brecha es aún más grave de lo previsto originalmente.

La grieta se encuentra en la plataforma de hielo flotante del glaciar.

Con aproximadamente 70 kilometros (43 millas) de largo y 15 kilometros (9,3 millas) de ancho, la plataforma de hielo del glaciar Peterman es la más grande en el hemisferio norte .

Lo que es especialmente preocupante es que la nueva grieta ha formado cerca del centro de la plataforma de hielo flotante del glaciar.

No es común observar este tipo de grietas en el centro de una plataforma de hielo; por lo general las grietas comienzan a formarse a lo largo de los bordes de un glaciar, donde el hielo se derrite.

Las plataformas de hielo de los glaciares actúan como un amortiguador entre el glaciar hacia el interior y el océano abierto, funcionando como un ‘tapón’ que impide que el glaciar se funda rápidamente.

Y con el Glaciar Petermann frenando un estimado de 30 centímetros (1 pie) de aumento del nivel del mar, eso es una gran cosa.

Sin más investigación, nadie está muy seguro de cómo se inició la grieta, pero Eric Rignot, un científico de la tierra de la NASA y la Universidad de California en Irvine, dijo a Washington Post, que la grieta inusual podría «indicar que la capa de hielo se ha vuelto demasiado delgada en el centro».

Una preocupación adicional es el hecho de que las imágenes también muestran que la nueva grieta se acerca a una grieta mayor. Si ambas se encuentran, podría dar como resultado el nacimiento de un iceberg enorme, algo a lo que un glaciar no es ajeno

En 2010, un iceberg cuatro veces el tamaño de Manhattan se desprendió del glaciar Petermann, y en 2012 un segundo iceberg, de aproximadamente un cuarto de ese tamaño, también fue lanzado.

Pero la buena noticia es que la nueva grieta parece acercarse a una «línea de flujo medial», que es un flujo de hielo en medio de la plataforma que podrían retardar la grieta hacia abajo un poco y «ejercer un efecto de estancamiento en la propagación de la nueva grieta», comunicó Operation IceBridge en Facebook.

En este punto, nadie está seguro de cómo la grieta va a progresar, pero una cosa es cierta, los investigadores van a mantener una estrecha vigilancia sobre ella.

Científicos han creado dos nuevos materiales magnéticos

Los materiales magnéticos se pueden desarrollar ahora más rápido que nunca, gracias a las técnicas de modelado computarizado utilizadas para construir dos nuevos tipos de imanes, átomo por átomo.

Mediante el uso de software para predecir la energía de los átomos, la estabilidad y otras interacciones dentro de un modelo de computadora, los investigadores redujeron 236.115 compuestos potencialmente prometedores a una lista corta de sólo 14 muy rápidamente.

Eso es una gran mejora con respecto a los métodos tradicionales de ensayo y error actualmente utilizados por los científicos, según el equipo de la Universidad de Duke, y podría conducir al rápido descubrimiento de nuevos imanes para todo tipo de propósitos, desde dispositivos médicos hasta motores de automóviles.

«Predecir los imanes es un gran trabajo y su descubrimiento es muy raro», dice uno de los investigadores, Stefano Curtarolo del Centre for Materials Genomics en Duke. «Incluso con nuestro proceso de selección, se necesitaron años de trabajo para sintetizar nuestras predicciones».

Una mirada microscópica a los dos nuevos materiales.

Una mirada microscópica a los dos nuevos materiales. Crédito: Universidad de Duke

Con sólo el 5 por ciento de compuestos inorgánicos conocidos mostrando incluso un toque de magnetismo, los científicos están dispuestos a desarrollar nuevos materiales en el laboratorio para complementarlos.

Esta investigación se centró en una familia de materiales llamados «Heusler alloys» («aleaciones de Heusler»), compuesto de átomos de tres elementos diferentes dispuestos en una de tres estructuras distintas – dando 236.115 combinaciones posibles en total.

Mediante el uso de modelos informáticos de prototipos potenciales -que calculaban cómo podrían interactuar los átomos y la energía que se requeriría- la lista se redujo rápidamente.

Los modelos también fueron capaces de buscar momentos magnéticos en cada compuesto, o cómo reaccionarían a campos magnéticos externos.

Finalmente, los científicos quedaron con 14 candidatos para nuevos materiales que luego podrían trabajar en sintetizar en el laboratorio: de los cuatro que fueron elegidos, dos fueron desarrollados a lo largo de varios años.

Aunque el proceso de síntesis es todavía relativamente lento, trabajar en un puñado de compuestos potenciales es más fácil que tratar de encontrar la combinación correcta en un grupo de 236.115, por lo que la técnica de modelado por computadora podría ser tan útil.

«Puede haber todo tipo de restricciones o condiciones especiales que se requieren para que un material se estabilice», explica uno de los integrantes del equipo, Corey Oses. «Pero elegir entre 14 es mucho mejor que 200.000».

El primer material nuevo, Co2MnTi, cobalto combinado, manganeso y titanio, y los investigadores fueron capaces de predecir con precisión las propiedades del nuevo imán, incluyendo la temperatura de Curie (el punto cuando el material pierde su magnetismo).

Esa temperatura resultó ser 938 Kelvin (1,228 grados Fahrenheit), muy cerca de los 940 Kelvin predichos (1.232 grados Fahrenheit), haciendo el material potencialmente útil en muchas aplicaciones comerciales.

El segundo material magnético, Mn2PtPd, mezcla de manganeso, platino y paladio, y de nuevo las predicciones informáticas sobre sus propiedades resultaron ser muy precisas.

Mn2PtPd se encontró que es un antiferromagneto, donde los electrones están divididos en sus alineaciones – lo que significa que el material no tiene un momento magnético interno propio, pero sus electrones son sensibles a campos magnéticos externos.

Este material podría ser utilizado en discos duros, memorias de acceso aleatorio (RAM) y dispositivos de detección de campo magnético, dicen los científicos, pero el método utilizado para encontrar estos materiales es lo más importante.

«Realmente no importa si cualquiera de estos nuevos imanes se demuestra útil en el futuro», dice Curtarolo. «La capacidad de predecir rápidamente su existencia es un golpe importante y será de gran valor para los científicos de materiales avanzandos».

La investigación ha sido publicada en Science Advances.

¿Estamos recibiendo señales de otros mundos?

¿Estamos recibiendo señales de otros mundos?

Recientemente, se han detectado múltiples señales de diversas partes del universo, estas señales han sido descubiertas por un nutrido grupo de astrónomos en dos radiotelescopios australianos, uno de esos astrónomos, comenta que pueden pertenecer a una civilización extraterrestre que hasta ahora desconocíamos.

En el siguiente vídeo, el investigador, escritor y difusor JL Camacho trata acerca de estas señales y su extraño comportamiento.

Fuente del Estudio:

https://arxiv.org/abs/1703.10173

Científicos descubren los restos de un intenso campo magnético en la Luna

Científicos descubren los restos de un intenso campo magnético en la Luna

Utilizando el material lunar recogido por los astronautas durante el programa Apolo se ha logrado demostrar que la Luna tenía un campo magnético, al igual que la Tierra, durante las primeras etapas de su existencia. Según la nueva investigación, el calor de cristalización del núcleo lunar puede haber conducido al surgimiento de un campo magnético hace unos 3 mil millones de años.

Rocas lunares magnetizadas que fueron llevadas a la Tierra durante las misiones Apolo han establecido que la Luna tuvo una vez un campo magnético. El campo magnético de la luna se extendió por más de mil millones de años y, en un momento dado, era tan fuerte como el generado por la Tierra en la actualidad. Los científicos creen que un dínamo lunar – un núcleo fundido giratorio en el centro de la luna – puede haber impulsado el campo magnético, pero hasta ahora no entienden cómo se generó y mantuvo durante todo ese tiempo.

En un reciente estudio, los científicos en Astromaterials Research and Exploration Science (ARES), División de la NASA en Houston, sostienen que este dínamo fue causado por la cristalización del núcleo lunar.

El problema radica en que la masa y el tamaño de la Luna no son suficientes para explicar la formación de un campo magnético en sus primeras etapas.

Ante este escenario, los científicos barajaban varias hipótesis que explicaban la existencia de metales propios de un campo magnético, sin que necesariamente hubiese existido uno. Una de las hipótesis planteaba que estos metales pertenecían a un asteroide que colisionó con el satélite en el pasado o que, simplemente, se tratasen de una anomalía.

Sin embargo, ahora los científicos han logrado comprobar la existencia de este campo magnético.

Analizamos los datos químicos y físicos de los que disponemos con el objetivo de entender cómo pudo llegar a tener un campo magnético y que [la Luna] lo hubiese mantenido durante tanto tiempo. Recreamos varios modelos sintéticos del núcleo lunar mediante los datos de su composición y observamos cómo reaccionan ante las mismas temperaturas y presión existentes en el subsuelo del satélite”, explicó Kevin Righter, científico del Instituto Lunar y Planetario de Houston (LPI, por sus siglas en inglés).

Debido a que la presencia de un campo magnético es importante para la existencia de vida, la investigación podría sugerir que los requisitos para su existencia podrían estar presentes en otras lunas y pequeños planetas.

Los científicos de ARES prepararon polvo de hierro, níquel, azufre y carbono basado en estimaciones de la proporciones geoquímicas de la Luna en análisis recientes de las muestras recogidas en las misiones Apolo. Una vez preparados, los polvos se encapsularon y se calentaron a bajo presiones correspondientes a los del interior lunar. Debido a que la Luna puede haber experimentado altas temperaturas en su historia temprana y temperaturas más bajas durante el enfriamiento después, los científicos investigaron una amplia gama de temperaturas.

Se examinaron las composiciones detalladas y texturas de los sólidos y líquidos formados en las condiciones de presión y temperatura más altas.

Antes de que estos nuevos resultados sean obtenidos, el acertijo era que el modelado de la Luna involucraba un núcleo de hierro / níquel con contenidos de azufre tan alto (y punto de fusión tan bajo) que la cristalización no se habría producido hasta muy tarde en la historia lunar. De este modo la fuente del flujo de calor fuera del núcleo requerida para accionar un dínamo no estaba clara.

Se propusieron diversas fuentes en forma de calor de impacto o fuerzas de cizallamiento. El equipo de investigación ARES reconoce que estas fuentes pueden ser reales, pero si el calor de cristalización del núcleo externo estuvo disponible, se trata de una simple y directa fuente para un dinamo lunar y encajaría bien con el tiempo transcurrido.

El estudio ha sido publicado en la revista Science.

Descubren la estatuilla de una mujer de 23.000 años de antigüedad

Descubren la estatuilla de una mujer de 23.000 años de antigüedad

Un grupo de arqueólogos rusos han descubierto en la región de Briansk, Rusia, una figurilla especial hecha de marfil de mamut que representa a una mujer de la Edad de Hielo, según informa el servicio de prensa del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia.

Teniendo en cuenta la edad de los suelos y artilugios que la rodeaban, la estatuilla fue fabricada hace alrededor de 23.000 años, explicó Kostantín Gavrílov, especialista del instituto.

En aquel entonces, en el territorio de la futura región rusa de Briansk, habitaban grandes grupos de mamuts, osos y otros animales, lo que ayudó a sobrevivir a los primeros moradores del norte de Eurasia, según el científico.

El descubrimiento de una estatuilla entera es bastante raro, puesto que, según la mayoría de los arqueólogos, los pueblos antiguos las utilizaban con fines rituales y las rompían durante las ceremonias o funerales. Esta figurilla, de un tamaño relativamente pequeño, no fue enterrada, sino que estaba rodeada de huesos de mamuts y reservas de pintura.

Los arqueólogos rusos han descubierto una figurilla especial hecha de marfil de mamut que representa a una mujer de la Edad de Hielo.

Los arqueólogos rusos han descubierto una figurilla especial hecha de marfil de mamut que representa a una mujer de la Edad de Hielo. Crédito: Alexey Pakhunov

«A pesar de representar a una mujer bastante corpulenta, la estatuilla es increíblemente elegante, gracias probablemente a unas largas y estilizadas piernas», observó Gavrílov.

El lugar del descubrimiento de una estatuilla

El lugar del descubrimiento de una estatuilla. Crédito: Konstantin Gavrilov

El hallazgo permitirá a los científicos obtener más información acerca de la artesanía de la época, así como sobre el ideal de belleza femenino de la gente de la Edad de Hielo.